Cloud Computing

09/12/2021

¿Qué es el Cloud Computing?

Cloud computing, también conocido como servicio en la nube o computación en la nube, es un paradigma tecnológico que ofrece servicios de software a través de Internet. Hoy en día, gracias al cloud computing, se pueden realizar diferentes procesamientos de datos y almacenamientos de archivos sin necesidad de aplicaciones instaladas o localizadas en un ordenador personal, servidor físico o servicio local. A través del cloud computing se puede tener acceso a una infinidad de servicios y recursos informáticos a través de la red. Además, el cloud computing ofrece una alta garantía de seguridad, accesibilidad y mantenimiento.

Funcionamiento del cloud computing

El software experimentó una gran revolución cuando en 1999 se ofrece por primera vez una serie de aplicaciones directamente localizadas en un sitio web. Desde entonces, el concepto de cloud computing ha continuado creciendo hasta convertirse en una herramienta indispensable para pequeñas, medianas y grandes compañías.

Gracias al cloud computing, hoy en día podemos tener acceso a diferentes servicios y aplicaciones sin necesidad de contar con dicho software alojado en nuestro dispositivo personal, simplemente mediante conectividad a la red. A través del cloud computing se puede tener acceso a un gran número de recursos informáticos como servidores, soluciones digitales y almacenamiento de datos. Además, al no necesitar más que una buena conexión a la red, las empresas obtienen una mayor comodidad y flexibilidad ya que pueden acceder a la nube desde prácticamente cualquier lugar y en cualquier momento.

El cloud computing tan solo necesita una capa de red con la que poder conectar los recursos centralizados en el data center a los diferentes dispositivos electrónicos a conectar.

Las características principales del cloud computing son:

  • Facilidad de uso: el usuario no necesita de profesionales IT involucrados para su funcionamiento o desarrollo.
  • Multiplataforma: si cuentas con conexión a Internet, podrás acceder fácilmente a los servicios que ofrece el cloud computing desde cualquiera de tus dispositivos electrónicos.
  • Recursos compartidos: el software en la nube cuenta con diferentes usuarios que pueden tener acceso al mismo servicio ofrecido.
  • Flexibilidad y rapidez: la experiencia del usuario se adapta a sus cambios y necesidades.
  • Servicio medido: los recursos ofrecidos y utilizados son controlados.
  • Pago bajo demanda: Se monitorea el uso de los diferentes recursos de manera transparente, por lo que finalmente solo se van a facturar aquellos recursos que se han utilizado.