Cómo la Inteligencia Artificial cambiará a las empresas y a los trabajadores

23/06/2021

La Inteligencia Artificial es una poderosa y cada vez más accesible fuerza transformadora de nuestra vida cotidiana y de las organizaciones de toda clase. Su recorrido es aún ilimitado, al igual que su capacidad de transformar empresas, economías y sociedades, pero en el camino hay que afrontar también los retos que plantean algunas consecuencias no deseadas de su aplicación. En este artículo te contamos cómo la Inteligencia Artificial cambiará a las empresas, a los puestos de trabajo y a los empleados.

La Inteligencia Artificial en empresas y en nuestra rutina

Aunque la IA es una tecnología legendaria que surgió hace casi 70 años, ha sido en los últimos 8 cuando ha saltado al mundo de las aplicaciones empresariales y desde los tres últimos ha empezado a democratizarse y popularizarse con aplicaciones enfocadas hacia el ciudadano y de ámbito personal.

La IA en la vida personal

¿Sabías que utilizas Inteligencia Artificial cada día? Con los asistentes personales de voz, recomendadores de música y contenidos digitales, dispositivos de domótica inteligente, asistentes a la conducción o chatbots para resolución de incidencias. Esta realidad ya forma parte de nuestro entorno sin apenas darnos cuenta, ya que prácticamente dos de cada tres ciudadanos la utilizan a través de sus smartphones, de sus vehículos, cuando escuchan música o cuando realizan compras online.

Aplicaciones de la IA en las empresas

Las empresas no son todavía del todo conscientes de las ventajas que puede aportar a cada proceso empresarial. Algunos ejemplos son:

  • Automatización de tareas
  • Prescripción en la toma de decisiones
  • Optimización de procesos
  • Mantenimiento predictivo
  • Visualización de futuro
  • Etc.

Son innumerables las aplicaciones, casi podría decirse que infinitas, depende de la creatividad a la hora de aplicar esta metodología a cada proceso, así como de la capacidad de búsqueda de nuevas fuentes de datos.

Al igual que hace unos años tuvimos el boom del Big Data, este año estamos ante la moda de la Inteligencia Artificial, pero para que los proyectos funcionen es muy importante disponer de un alto conocimiento funcional, ser creativos en su implantación o atreverse a equivocarse con las decisiones tecnológicas. En realidad, van a ser más proyectos de negocio que de tecnología, porque su incorporación no solo potencia, sino que también transforma, la estrategia empresarial.

Las principales innovaciones actuales están en el ámbito de la relación directa con el ser humano en términos de comunicación y semejanzas en cuanto a comportamiento e incluso análisis de sentimiento y emoción, que realmente son las partes más complejas de emular y que aún no están realmente conseguidas. 

Llegará un momento en que el término “intuición” será el que marque la diferencia entre la decisión humana y la de la máquina, pero lo que está ya claro es que las decisiones intuitivas están en claro repliegue hacia un núcleo del que aún desconocemos su perímetro.

Esto provocará un cambio brutal en la organización de las empresas, ya que, por ejemplo, que solo trabajen robots en un área de atención a incidencias en una compañía implica un aplanamiento total de la jerarquía, así como la ausencia de mandos intermedios, que ya no serán tan necesarios. 

Por otro lado, se va a crear una nueva industria que también va a ser generadora de muchos puestos. Ambos efectos tenderán a equilibrarse en el conjunto de la economía, pero quizás no en el corto plazo y sin garantías sobre el saldo final. 

Como ejemplo, recordemos que en los años 80 se produjo la implantación de más de 50.000 cajeros automáticos en España que no tuvo un efecto negativo sobre los cajeros de los bancos, más bien al contrario, elevó su rol y funciones hacia tareas de mayor valor añadido.

Retos éticos y fiscales de la Inteligencia Artificial

1. ¿Desaparecerán puestos de trabajo?

En muchos casos va a haber una sustitución de puestos de trabajo debido a que determinados roles pueden llegar a desaparecer, como es el caso de radiólogos, oftalmólogos, posiciones de atención al cliente, call centers, conductores de vehículos en almacenes o centros privados de trabajo, labores de carga y descarga, todo tipo de diagnosis médica, etc. En este sentido, las relaciones sindicales y convenios de empresa van a poner límites en muchos casos a una extensión desmesurada de procesos de sustitución y automatización.

2. ¿Quién decidirá sobre el futuro de los trabajadores?

Otro dilema ético se deriva de algunas de las decisiones trasladadas a los algoritmos, que pueden tener que decidir a quién se contrata y a quién no, a quién se le sube el sueldo y a quién no, o, más problemático aún, a quién se atropella y a quién no.

Además, hay que resolver también quién tiene la responsabilidad en el caso de errores, accidentes o catástrofes provocadas por decisiones automatizadas. Este punto resulta clave porque, por el momento, ninguna compañía aseguradora se atreve a asegurar ningún vehículo sin conductor bajo una póliza estándar. ¿El responsable es el dueño del vehículo?¿El fabricante? ¿El creador del algoritmo?

3. ¿Tiene sentido gravar una tecnología?

Otro reto para las administraciones públicas tiene que ver con la fiscalidad, es decir, cómo gravar el aporte de valor de esta tecnología en el momento que pueden sustituir al trabajo humano. No es un tema resuelto por el momento, pero se encontrará la fórmula

Estamos en condiciones de aprovechar el potencial de la IA, pero tendremos que resolver estas cuestiones organizativas, éticas y fiscales. Y, sin duda, un capítulo aparte merece la necesidad de formación continua y talento para exprimir ese potencial y afrontar con éxito todos los retos. Si quieres formarte dentro del ámbito de la IA, esta es tu oportunidad de formar partede la revolución tecnológica y la creación de nuevos procesos y metodologías de las empresas.

Si quieres empezar hoy mismo a trabajar en tu perfil profesional y adentrarte en este mundo, visita nuestro Curso de Inteligencia Artificial para la Transformación de Negocios. Un curso para especializarte y subir de nivel en tu puesto de trabajo.