¿Qué es la inteligencia artificial?

23/09/2020

Cuenta la historia que desde hace milenios, el hombre ha intentado crear un ser inteligente que sea similar a nosotros. Los registros indican que en distintas culturas se intentó con magia, pero hoy en día es la tecnología informática la que está acercándonos a la posibilidad de una inteligencia creada por el hombre, una inteligencia artificial (IA).

Pero, ¿Qué es la inteligencia artificial? y ¿Cómo funciona? ¿Cuáles son los peligros de la inteligencia artificial?

Una IA es, básicamente, un tipo especial de sistema informático que intenta imitar el complejo proceso mental humano. La diferencia fundamental entre un software común y una IA, radica en que un software actúa según su programación y hace lo que el desarrollador ha indicado, pero una IA aprende a realizar una tarea y crea su propia programación para solucionar problemas. La inteligencia artificial debe pensar por sí sola o al menos simular una forma de razonamiento.

Después de la Segunda Guerra Mundial, comenzaron a formarse los antecedentes de la informática y de la IA como se conoce actualmente. En 1950 apareció el Test de Turing, una prueba que establece si una IA tiene la capacidad de responder como un humano, prueba que fue superada en 2014. Aunque aún no se ha perfeccionado del todo, los especialistas afirman que el máximo logro puede estar a la vuelta de la esquina.

¿Para qué sirve la Inteligencia artificial?

La inteligencia artificial está presente en muchos de los sistemas informáticos y dispositivos inteligentes que hoy en día damos por sentado. El objetivo es facilitar o hacer más cómodas ciertas tareas cotidianas.

¿Has utilizado un asistente virtual de voz como Alexa de Amazon o Siri de Apple? ¿Has notado cómo tu teléfono tiene reconocimiento de rostros?

 Eso es IA, incluso existen Apps que la utilizan y las proyecciones prometen mucho:

  • Educación: Las IA podrían ayudar a optimizar procesos de matriculación y sugerir cursos de manera personalizada.

  • Salud: Chatbots que realizan diagnósticos y el uso del Big data para estudios estadísticos sobre el control de enfermedades.

  • Asistencia personal: Mediante el análisis de nuestro historial de búsquedas, los Chatbots pueden sugerir ofertas, productos y servicios a nuestro gusto.

  • Transporte: Una aplicación que ya se está desarrollando es la conducción inteligente y automática para evitar accidentes y aglomeraciones.

  • Finanzas: Estudios de mercado con Big data y análisis de la proyección del mercado de valores.

Realmente solo basta con imaginar nuevas ventajas de la inteligencia artificial. Podríamos tener drones que asistan en incendios o en desastres naturales, sistemas de predicciones meteorológicas más exactos, predicciones comerciales o de tendencias sociales. Las posibilidades son infinitas.

Las 4 formas de la Inteligencia Artificial actual

Más allá del concepto general que la define a grandes rasgos, los expertos han señalado cuatro tipos de inteligencia artificial o formas en la que esta se manifiesta según los sistemas que se desarrollan en la actualidad:

1.     Sistemas que piensan como humanos

La más ajustada al concepto general, ya que va hacia el aprendizaje para la solución de problemas, tal es el caso de las redes neuronales que son sistemas con múltiples procesos interconectados que imitan la matriz neuronal de la mente humana para aprender mediante ensayo y error.

2.     Sistemas que actúan como humanos

Estos imitan el comportamiento humano, sobre todo en lo referente al movimiento físico corporal. En este tipo encontramos a los robots con sistemas de Machine Learning o aprendizaje automático, mediante el cual la máquina aprende a copiar la acción humana.

3.     Sistemas que piensan racionalmente

Es un sistema complejo que busca estudiar cómo percibe la máquina y su proceso de pensamiento para producir una respuesta. Aquí se aplica el sistema experto, un tipo de IA que imita la acción de un profesional en cuanto a capacidad de respuesta ante un usuario.

4.     Sistemas que actúan racionalmente

En cierta forma, este tipo va más allá que los anteriores al utilizar sistemas tipo Deep Learning o aprendizaje profundo, para generar acciones y respuestas como las humanas siguiendo un proceso de razonamiento de estímulos o comandos, como los agentes inteligentes.

Cabe destacar que la unión de todos estos sistemas en una sola máquina sería el modelo esencial de un androide, una máquina que poco a poco deja de ser distinta del ser humano y se convierte en algo más, tal y como lo plantean las más conocidas obras de la ciencia ficción.

Controversias y peligros de la IA

Como todo avance tecnológico, la IA no se libra de controversias. Grandes científicos han predicho que la IA podría ser un peligro para la humanidad, puesto que suplantará la acción humana, sobre todo en la toma de decisiones cruciales para la historia. Y, ciertamente, si una IA puede controlar el lanzamiento de una ojiva nuclear hay que cuestionar la ética de la máquina, un tema extremadamente delicado.

También existe el riesgo de la manipulación de la verdad, por ejemplo, en los últimos años las IA han sido utilizadas para crear fake news, por lo que podrían alterar tendencias de opinión o llegar a influir en la política mundial. Como todo lo que el hombre hace, puede ser un arma de doble filo y debemos confiar en que el desarrollo de la inteligencia artificial no se vuelva en contra de sus creadores.